“Bésame sin reposo, en carne viva,

antes de que mis labios cicatricen el llanto

de la herida final que todo lo consume.

Quédate y no te vayas… ¡quédate!…

si es el oscuro pozo donde la piel no llega.”